lunes, 11 de agosto de 2008

Rusia y Georgia están envueltas en un conflicto bélico por Osetia ...


"Lamentablemente, mi conclusión es que va a ser muy difícil, si no imposible, encontrar puntos de coincidencia suficientes, para elaborar una declaración conjunta"

Jan Grauls, presidente de turno del Consejo de Seguridad de la ONU
.

La historia
del conflicto entre Georgia y las regiones separatistas del Sur y Abjasia tiene larga data. Desde hace más de una década el gobierno suroseto ha luchado por su independencia formal, tras su declaración de emancipación a principios de los 90. No obstante, su separación de Georgia no ha sido reconocida por ningún otro país, pese a ser independiente de facto. La situación de Abjasia es bastante similar, ya que al igual que los surosetios, no tienen el control de su territorio.

+UN HUESO DURO DE ROER

La guerra en la provincia caucásica de Osetia puede parecer a primera vista un combate desigual entre el gigante ruso y la pequeña Georgia, pero en el campo de batalla las cosas son un poco diferentes. El presidente de Georgia, Mijail Saakashvili ha conseguido formar un poderoso Ejército con la ayuda de Estados Unidos. Puede que Rusia lo destruya, pero no será ni rápido ni fácil.

Las tropas de las fuerzas especiales estadounidenses, más tarde sustituidos por los marines, se dedicaron durante la última media década a entrenar unidades selectas de Georgia siguiendo los estándares de la OTAN. La tradición soviética según la cual los soldados no disparaban sus armas hasta que no comenzara el conflicto ya es historia.
Las fuerzas de infantería de Georgia son tan potentes como el Ejército ruso que se enfrenta ahora a ellos y, en algunos aspectos, posiblemente superior. La pregunta es si Saakashvili o el Kremlin está dispuesto a sacrificar más soldados en lo que por el momento promete convertirse en un conflicto más sangriento.


Analista y correspònsal de la agencia DPA en Georgia.


Conflicto se extiende a Abjasia y Georgia pide alto al fuego a Rusia

Los separatistas de Abjasia, región que también quiere independizarse de Georgia, aprovecharon la ofensiva rusa en Osetia del Sur para enfrentarse a soldados georgianos. Al mismo tiempo, el presidente de Georgia declaró al país en "estado de guerra", mientras Moscú continúo los ataques contra las tropas georgianas e incluso bombardeó algunos poblados fuera de Osetia del Sur.

La mecha se encendió definitivamente en el Cáucaso. Un día después de que Rusia invadiera Osetia del Sur, en respuesta a la acción bélica iniciada por Georgia para recuperar el control de esa región rebelde, el conflicto se extendió hasta Abjasia, otra provincia separatista georgiana que lucha por su independencia de Thilisi.

Junto a fuerzas rusas, las tropas rebeldes abjasas ingresaron al distrito fronterizo de Gali, habitado en la mayoría por georgianos, y atacaron con artillería y aeronaves a las fuerzas georginas.


Los combates se extienden por toda Georgia con centenares de muertos

1 •
El presidente Saakachvili decreta el "estado de guerra" y el regreso de Irak de todos sus militares
2
Medvédev afirma que los soldados rusos buscan "forzar la paz" en Osetia tras el ataque de Tiflis.

DMITRI POLIKÁRPOV
MOSCÚ

El conflicto bélico entre Rusia y Georgia por el control de la república separatista de Osetia del Sur se extendió ayer a gran parte del territorio georgiano y se cobró cientos de víctimas mortales entre los militares y la población civil. El presidente georgiano, Mijail Saakashvili, decretó el "estado de guerra" y ordenó el regreso inmediato de los 2.000 militares desplegados en Irak para hacer frente a la "invasión rusa".

Aprovechando el avance de las tropas rusas en Osetia del Sur, Abjasia, otra república autoproclamada en el noroeste de Georgia, se lanzó al ataque contra los militares georgianos estacionados en el desfiladero de Kodori, habitado por georgianos y fiel al Gobierno de Georgia. "Las fuerzas armadas de Abjasia comenzaron una operación para expulsar a las tropas georgianas de la parte alta del desfiladero de Kodori",declaró el ministro de Asuntos Exteriores de Abjasia, Serguei Shamba.




La televisión georgiana afirmó que la aviación rusa apoyó a los separatistas abjasios bombardeando varios pueblos georgianos en Kodori. Desde el comienzo del conflicto en Osetia del Sur, Abjasia concentró sus tropas en la frontera con Georgia y ha enviado un millar de efectivos en apoyo a la república rebelde.

Las tropas rusas, que entraron en Osetia del Sur el viernes para intervenir en el enfrentamiento armado entre los georgianos y los osetios, bombardearon objetivos en las ciudades georgianas de Kutaisi, Poti y Gori, causando varios muertos, entre ellos civiles, según informó el Ministerio de Interior georgiano. En Kutaisi fue atacado el aeródromo de Kopitnari. En Gori, situado a unos 20 kilómetros de Osetia del Sur, los aviones rusos aniquilaron una antena de telecomunicaciones.

Según afirmó presidente ruso, Dmitri Medvédev, las tropas de choque rusas fueron enviadas a la región para "forzar la paz" después de que los destacamentos georgianos atacaran las bases militares de las fuerzas de paz rusas desplegadas en Osetia del Sur desde 1992 de común acuerdo entre Rusia y Georgia.

PUTIN, EN EL CÁUCASO

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, viajó ayer a la capital de Osetia del Norte (Rusia), Vladikavkaz, para coordinar la operación militar, así como para garantizar la ayuda humanitaria a los miles de los refugiados concentrados en la frontera rusa con Georgia. "Según los acuerdos internacionales, Rusia está obligada a intervenir en caso de que una de las partes no respete el alto el fuego para proteger la otra parte. Esto es lo que hemos hecho en relación con Osetia del Sur", dijo Putin, quien advirtió que la integridad georgiana "ha recibido una herida mortal". "Es difícil imaginar cómo se puede persuadir ahora a Osetia del Sur ser parte de Georgia", sentenció.
Los combates encarnizados fueron acompañados de una intensa guerra propagandística entre Moscú y Tiflis. Mientras los militares rusos informaban al Kremlin de que Tsjinvali estaba bajo su control, sus homólogos georgianos desmentían esta información vanagloriándose de numerosos "trofeos". Así, el ministro de Defensa georgiano, Bato Kutelia, afirmó que habían derribado 10 aviones, mientras el Estado Mayor ruso reconoció la pérdida de solo dos bombarderos. La televisión georgiana mostró imágenes de lo que supuestamente era el cadáver de un piloto ruso. Según el propio Saakashvili, las tropas georgianas aniquilaron en la zona de Tsjinvali a "60 comandos" de las tropas especiales rusas.

MÁS REFUGIADOS

Unas 30.000 personas están intentando huir de la zona de combates a la vecina Osetia del Norte para pedir refugio en Rusia, según el viceprimer ministro ruso, Serguei Sobianin. Entre los refugiados atrapados en las afueras de Tsjinvali, se encuentran varias decenas de periodistas rusos y extranjeros. El diario moscovita Komsomolskaya Pravda informó ayer que su enviado especial, Alexander Kotz, resultó herido de bala pero que no podía salir de la zona del combate debido a los intensos bombardeos.
El grupo de 50 periodistas envió un llamamiento a la comunidad internacional pidiendo evacuación urgente de la zona del conflicto para ellos, así como para un grupo de refugiados con los que estaban escondiéndose de los bombardeos. "Estamos aquí como rehenes, puesto que no podemos salir debido el intenso fuego", señalaba la carta.



La ONU renuncia a pedir el alto el fuego por falta de consenso

  1. Francia convoca a la UE y propone un plan para poner fin al conflicto de Osetia
  2. Bush condena el ataque ruso y Moscú denuncia las acciones "salvajes" de Tiflis



EL PERIÓDICO PEKÍN / MOSCÚ / VARSOVIA

El Consejo de Seguridad de la ONU renunció ayer, en la tercera reunión que celebraba en menos de 48 horas, a la posibilidad de emitir un llamamiento conjunto al alto el fuego en Georgia por falta de consenso y alertó de la extensión del conflicto fuera de Osetia del Sur. "Lamentablemente, mi conclusión es que va a ser muy difícil, si no imposible,
encontrar puntos de coincidencia suficientes para elaborar una declaración conjunta", dijo el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador belga Jan Grauls, tras la reunión del Consejo.

Numerosos líderes mundiales, desde el presidente estadounidense, George Bush, hasta el papa Benedicto XVI, pasando por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se movilizaron durante la jornada de ayer para limitar el alcance del conflicto armado y evitar que se extienda a otras zonas de la explosiva región del Cáucaso. La presidencia francesa de la UE anunció una reunión de ministros de Exteriores "al inicio de la próxima semana" para intentar poner fin a los combates, mientras el presidente de EEUU, George Bush, se declaraba alarmado ante la escalada bélica y condenaba sin ambages los bombardeos de zonas alejadas de Osetia de Sur y habitadas por civiles por parte de la aviación de Rusia.

PETICIÓN DE SARKOZY

El jefe del Estado francés propuso un plan de alto el fuego y el regreso al statu quo anterior al desencadenamiento de las hostilidades, tras hablar con sus homólogos de Georgia y Ucrania y con los primeros ministros de Rusia, España, el Reino Unido e Italia. La presidencia francesa de la UE propone el "cese inmediato de las hostilidades", y la "retirada de las fuerzas rusas y georgianas a las posiciones anteriores" al inicio de los combates.
"Los ataques se producen en regiones de Georgia alejadas de la zona de conflicto en Osetia del Sur; la violencia amenaza la paz regional", dijo Bush desde Pekín, donde asiste a los Juegos Olímpicos. "Pedimos el fin de los bombardeos rusos y que ambos bandos regresen al statu quo del 6 de agosto antes de la ofensiva georgiana", continuó, antes de reiterar su respaldo a la integridad territorial de Georgia. "Georgia es un país soberano y su integridad territorial debe ser respetada", recordó.

Una delegación conjunta de EEUU y la UE se disponía a viajar a Georgia ayer, en un intento de mediación, según afirmó el ministro de Defensa británico, Des Browne.
El jefe del Estado ruso, Dmitri Medvédev, llamó por teléfono para informar a su colega de EEUU acerca de las "salvajes" acciones de Georgia contra la población civil suroseta. Durante la conversación, Medvédev cifró en "miles" los muertos y en "decenas de miles" los refugiados a causa de los bombardeos de la artillería y la aviación georgiana.

No solo los aliados de Georgia y Osetia del Sur --EEUU y Rusia respectivamente-- tuvieron algo que decir durante la jornada de ayer. La OTAN también tomó cartas en el asunto y reiteró el llamamiento al alto el fuego efectuado la víspera por su secretario general, Jaap de Hoop Scheffer, e instó a ambas partes involucradas en el conflicto a negociar y a detener la violencia de forma inmediata. "Siempre hemos apoyado la integridad territorial de Georgia", aseguró la portavoz adjunta, Carmen Romero. La OTAN está siguiendo de cerca la evolución de los acontecimientos y confía en que los esfuerzos diplomáticos fructifiquen pronto, dijo Romero. Georgia quiere entrar en la OTAN, algo a lo que Moscú se opone.

PREOCUPACIÓN EN VARSOVIA

La ofensiva rusa, además, ha suscitado grandes temores en los países que algún día pertenecieron al disuelto Pacto de Varsovia o llegaron a formar parte de la URSS. Polonia y las tres repúblicas bálticas exsoviéticas --Lituania, Estonia y Letonia-- condenaron ayer, en un comunicado conjunto, el proceder de Rusia en Georgia. Los cuatro países instan a la OTAN y a la UE a "obrar en consecuencia", lo que, en palabras de Kaczynski, se traduce en sanciones contra Moscú. Las autoridades polacas han pedido a la presidencia francesa la convocatoria urgente de una cumbre de la UE extraordinaria sobre Georgia.


Rusia niega que Georgia haya puesto fin a las operaciones militares

  1. El Ejército georgiano retira sus tropas de la capital de Osetia del Sur
  2. Tiflis pide a Estados Unidos que haga "de mediador ante los rusos"
AFP
TIFLIS

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha admitido hoy que Georgia ha entregado a la Embajada de Rusia en Tiflis una nota en la que anuncia el cese a partir de hoy de las operaciones militares, pero ha negado que se haya producido un alto en las hostilidades por la parte georgiana.

"La nota efectivamente existe, pero la parte georgiana no ha cesado las operaciones militares en Osetia del Sur, sus tropas continúan disparando", ha explicado un portavoz a la agencia Interfax.

Anteriormente, la misma fuente había declarado que la cancillería rusa no había recibido ninguna nota del Ministerio de Asuntos Exteriores de Georgia.
Poco antes, Rusia ha impuesto el bloqueo marítimo de Georgia y ha tomado el control de Tsjinvali, la capital de Osetia del Sur, poco después de que Tiflis haya anunciado la retirada de sus fuerzas de casi todo el territorio de esta región separatista prorrusa. Georgia ha recurrido a Estados Unidos y ha pedido a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, que haga "de mediador ante los rusos", ha anunciado el secretario del Consejo de Seguridad georgiano, Alexandre Lomaïa.

La Casa Blanca ha informado a Rusia de que el conflicto puede suponer un impacto "importante" en sus relaciones a largo plazo y que la reacción rusa a la retirada georgiana sería "una prueba". El jefe de la diplomacia francesa, Bernard Kouchner, cuyo país preside la UE, tiene previsto visitar la región para proponer una "salida de crisis".

Plan de Francia

Durante su visita, Kouchner presentará un plan de tres puntos que incluyen el respeto de la integridad territorial de Georgia, el cese inmediato de las hostilidades y el restablecimiento de la situación que prevalecía anteriormente en la zona. El conflicto representa una "escalada" de violencia "a las puertas de Europa" que "recuerda demasiado" los que devastaron los Balcanes, ha afirmado en una entrevista a Le Parisien.

La visita del jefe de la diplomacia francesa se produce inmediatamente después de una advertencia de la UE en el sentido de que la continuación de las operaciones militares rusas en Georgia "afectaría" la relación de la Comunidad Europea con Rusia.

Buena disposición georgiana

Esta mañana Georgia ha afirmado que se ha retirado de casi toda Osetia del Sur en señal de buena disposición y "de voluntad de detener la confrontación militar", según ha declarado Alexandre Lomaïa. Poco después, el portavoz del ministerio georgiano del Interior, Chota Outiachvili, ha anunciado que "las fuerzas rusas ocupan Tsjinvali", centro de la batalla entre georgianos y rusos.

Esta información ha sido confirmada por Anatoli Nogovitsyne, responsable del Estado Mayor de las fuerzas armadas rusas, que ha dicho que su Ejército controla "la mayor parte" de la capital. Las fuerzas georgianas "han disparado metódicamente contra Tsjinvali toda la noche", ha declarado una portavoz del Gobierno de la región separatista, Irina Gagloïeva, que ha manifestado que el ataque ha originado unos 20 muertos y 150 heridos.

"Tsjinvali está casi destruida. Los habitantes se refugian en los sótanos", ha afirmado el Ejecutivo de la república en su sitio de internet. "Faltan los alimentos de primera necesidad. No hay ni gas, ni electricidad ", ha añadido. La flota rusa ha enviado barcos de guerra en dirección a las ciudades georgianas con el fin de lograr un bloqueo marítimo. Según la agencia Interfax, la orden que tiene la flota rusa es "impedir que las armas y otras entregas militares alcancen Georgia por mar".

Ucrania advierte a Rusia

Ucrania ha intervenido en el conflicto amenazando con prohibir que regresen al puerto de la base ucraniana de Sébastopol, en el sur de Crimea, a los buques de la flota rusa del mar Negro destinados al conflicto con Georgia. Según el presidente del Parlamento georgiano, Rusia se prepara para atacar el oeste de Georgia, cerca de la república separatista de Abjasia.

Moscú ha pedido a las Naciones Unidas poder retirar a sus observadores del territorio situado entre Abjasia y el Zougdidi, ha indicado el ministerio georgiano de Interior. El Gobierno georgiano ha afirmado que Moscú ha enviado a 6.000 hombres en refuerzo en Osetia del Sur y que 4.000 soldados rusos ha descargado de barcos de guerra en Abjasia, otra región independentista georgiana pro rusa.

Tiflis también ha acusado a Rusia de haber intensificado este domingo sus bombardeos aéreos en su territorio, atacando un aeropuerto militar próximo a la capital. "Allí no había ningún avión (georgiano). Su misión era dañar las pistas", ha dicho al secretario del Consejo de Seguridad georgiano.

La aviación rusa ha proseguido sus bombardeos en el desfiladero de Kodori, una zona de la república separatista pro rusa de Abjasia controlada por los Georgianos, y ha empezado a atacar la región de Zougdidi, en el oeste de Georgia, ha declarado el portavoz del ministerio georgiano de Interior.

Pasillos humanitarios

Según Alexandre Lomaïa, durante la noche Rusia ha hecho entrar en Osetia del Sur "un centenar de piezas de artillería pesada" y ha formado "un gran número de vehículos blindados" cerca de la frontera georgiana rusa en unos 35 kilómetros de esta región independentista.

A nivel humanitario, Rusia y Georgia han acordado la apertura de dos pasillos humanitarios en Osetia del Sur para evacuar heridos, refugiados y periodistas, según la agencia Ria-Novosti, que cita una fuente de las fuerzas rusas de interposición.

Más de 2.000 personas, "en su gran mayoría de los ciudadanos rusos", han fallecido en Osetia del Sur desde el principio de la ofensiva georgiana, según Grigori Karassine, un viceministro ruso de Asuntos Exteriores. El primer ministro ruso Vladimir Poutin declaró el sábado que el conflicto armado en Osetia del Sur había provocado "decenas" de muertes y "centenares de heridos".

Por su parte, el presidente georgiano Mikheïl Saakachvili, calificó ayer de "mentiras obvias" la información que cifraba en 1.500 los fallecidos en Osetia del Sur y declaró que "prácticamente no había civiles muertos".

Inquietud internacional

Dada la inquietud internacional, el sábado por la noche el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, hizo un llamamiento para que cesen de inmediato de las hostilidades. "Para que las negociaciones sean positivas, todos los contingentes armados que no estén autorizados a estar en la zona por los acuerdos respectivos sobre Osetia del Sur deberían dejar la zona de conflicto", han explicado en un comunicado.

En Washington, un responsable del Departamento de Estado americano, que ha hablado hablando bajo la condición de mantener el anonimato, ha considerado que Georgia tiene una parte de responsabilidad en el conflicto. "Durante todo este período, exhortamos con fuerza y con vigor al Gobierno georgiano a mostrarse medida y a evitar a toda costa un conflicto militar con las fuerzas rusas y una escalada. Fuimos muy claros ", ha afirmado.

EL PERIÓDICO.COM/ INTERNACIONAL



MUNDO

Georgia firma alto el fuego y gestiones diplomáticas dan primeros frutos

Los cancilleres de Francia y Finlandia llevarán el documento a Moscú para que el Presidente Dmitri Medvédev lo ratifique.

El Presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, firmó hoy un alto el fuego unilateral, primer fruto de las gestiones diplomáticas de la Unión Europea (UE) para el cese de las hostilidades en Osetia del Sur.

Saakashvili suscribió el documento de alto el fuego en presencia de los ministros de Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, y Finlandia, Alexander Stubb, que llegaron anoche a Tiflis para mediar en el conflicto.

Según la televisión georgiana, que ofreció imágenes del momento de la firma, el documento será entregado a la parte rusa por Kouchner y Stubb, que viajarán a Moscú para reunirse con los dirigentes rusos.

Kouchner, que presentó hoy al líder georgiano un "plan para el alto el fuego" en la zona, escenario de combates por cuarto día consecutivo, manifestó que Saakashvili está "decidido a lograr la paz".

"El Presidente Saakashvili ha aceptado prácticamente todas las propuestas que le hemos hecho", comentó a la televisión francesa Kouchner, que ejerce este semestre la Presidencia de turno del Consejo de ministros de la UE.

Y subrayó que el objetivo de su visita a la zona era "proponer una tregua" en forma de cese inmediato e incondicional de las hostilidades, una promesa firmada de no volver a usar la fuerza y retirada de las tropas.

El Presidente francés, Nicolas Sarkozy, viaja mañana a la capital rusa, donde tiene previsto abordar la situación con el líder ruso, Dmitri Medvédev, y también se desplazará a Tiflis.

Mientras, Medvédev afirmó hoy que había concluido "gran parte" de la operación militar para "imponer la paz" a la parte georgiana. "Tsjinvali (capital suroseta) está bajo control del reforzado contingente de paz ruso", aseguró Medvédev en una reunión con el ministro de Defensa, Anatoli Serdiukov, según la agencia rusa Interfax.

El Estado Mayor del Ejército ruso informó que las tropas rusas efectúan en estos momentos operaciones de "desarme" "captura" y "limpieza" de los últimos grupos armados georgianos en la capital suroseta.

"Actualmente, los soldados georgianos disparan esporádicamente a las tropas de paz rusas", señaló una fuente diplomática rusa.

Mientras, el comandante adjunto del Estado Mayor General de Rusia, el general Anatoli Nogovitsin, afirmó que Georgia, con ayuda de Estados Unidos, había repatriado 800 soldados desde Irak.

"Desde Irak a Georgia han sido trasladados 800 soldados y equipos militares", dijo el general Nogovitsin en rueda de prensa, transmitida en directo por radio.

El avión de transporte C5 llevó a Tbilisi a miembros del Decimotercer Batallón de Infantería de Georgia, considerado como la fuerza de combate más efectiva de la república transcaucásica por su experiencia en operaciones en el desierto y el adiestramiento recibido por parte de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Al respecto, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, criticó la ayuda de Washington a las autoridades georgianas señalando que Occidente confundió a los reales agresores y a las víctimas en el conflicto por la región separatista de Osetia del Sur.

"Es una pena que algunos de nuestros socios no nos ayuden, sino que traten de ponernos trabas. Me refiero también al traslado por aviones de transporte militar de EEUU del contingente militar de Georgia desde Irak prácticamente hasta la zona del conflicto", dijo Putin.

El jefe del Gabinete de Ministros recalcó que hechos como estos "no cambiarán nada", pero suponen un "movimiento en el sentido contrario al de arreglo de la situación".

"Sorprende, claro, no el cinismo, pues la política, como dicen con frecuencia, es algo cínico en sí. Sorprende la envergadura de este cinismo. Sorprende (...) cómo se presenta al agresor como víctima de la agresión y se le achaca a las víctimas la responsabilidad por las consecuencias", dijo.

Putin comparó de hecho a los actuales dirigentes de Georgia con "Saddam Hussein, que aniquiló varias aldeas chiíes, hubo que colgarlo y a los actuales dirigentes georgianos, que en un instante destruyeron diez aldeas osetas, que con tanques aplastaron a niños y ancianos, que quemaron vivos a civiles, a esta gente, claro, hay que defenderla", dijo, sarcástico, el primer ministro.

LA TERCERA,CHILE 11/08 /2008


Para EEUU, Rusia quiere hacer caer al gobierno de Georgia

Buques de guerra rusos hundieron una lancha lanzamisiles georgiana en el Mar Negro.

Tiflis. Estados Unidos acusó ayer a Rusia de querer hacer caer el gobierno georgiano pro occidental, mientras los bombardeos rusos continuaban en Georgia y el canciller francés acudía a Tiflis para mediar en el conflicto por la región separatista georgiana pro rusa de Osetia del Sur.

El embajador estadounidense en la ONU Zalmay Khalilzad hizo las acusaciones refiriéndose a unos comentarios del canciller ruso, Serguei Lavrov, que habría dicho que el presidente georgiano, Mijail Saakashvili, "debía partir".

"Es completamente inaceptable y supera los límites", declaró Khalilzad.

Lavrov desmintió poco después haber hecho esas declaraciones en una conversación telefónica con la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice.

"Un hombre que ha dado la orden de cometer crímenes de guerra (...) no puede considerarse como un socio de Rusia", dijo no obstante Lavrov sobre Saakashvili.

Khalilzad declaró igualmente que un proyecto de resolución de la ONU, que pide un alto el fuego inmediato entre Georgia y Rusia, sería presentado en las próximas horas en la reunión que mantiene el Consejo de Seguridad.

Sobre el terreno, las operaciones militares continuaban ayer, con un bombardeo ruso a una base militar cerca de Tiflis, que fue confirmado por la ONU.

Los observadores de la ONU confirmaron también el bombardeo aéreo de pueblos situados en el único sector controlado por Tiflis en Abjasia, otra región separatista georgiana.

El ejército ruso negó haber bombardeado ningún lugar de Georgia donde se encuentre población civil, como llegó a decir Tiflis.

La televisión pública georgiana anunció el sábado la muerte de civiles en bombardeos aéreos de zonas residenciales en Gori, en el norte de Georgia.

Los georgianos también acusaron a los rusos de haber enviado aviones para bombardear el puerto de Poti, sobre el mar Negro, así como una base aérea a las afueras de Tiflis y la zona del aeropuerto internacional de la capital georgiana, ataque este último que Rusia desmintió.

Georgia acusó también a Rusia de impedir la entrada de médicos georgianos en Tsjinvali, capital de Osetia del Sur.

Con todo, el ministerio de Defensa ruso anunció que sus buques de guerra habían hundido ayer una lancha lanzamisiles georgiana que intentaba atacarlos en el mar Negro.

Durante la jornada Moscú retiró dos buques de guerra enviados frente a las costas georgianas.

Rusia había enviado varios buques ante las costas de Georgia para impedir la entrega de armas a ese país.

Por su lado, Georgia anunció una retirada casi completa de sus tropas de Osetia del Sur y un alto el fuego, mientras el ejército ruso tomaba el control de Tsjinvali.

"Georgia hace saber que está dispuesta a iniciar inmediatamente negociaciones con la Federación de Rusia sobre un alto el fuego y el cese de las hostilidades", declaró la cancillería georgiana.

Sin embargo, Rusia acusó a Georgia de continuar las hostilidades. Saakashvili lanzó un llamamiento a Estados Unidos para que intervenga diplomáticamente.

La Casa Blanca advirtió a Moscú que el conflicto podría tener un impacto "importante" sobre las relaciones bilaterales a largo plazo, al igual que hizo la Unión Europea el sábado.

El jefe de la diplomacia francesa, Bernard Kouchner, llegó a Tiflis ayer y dijo que se disponía a entrevistarse con el presidente georgiano. El Kremlin y el palacio del Elíseo anunciaron que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien asegura la presidencia de la UE, acudirá a Moscú al comienzo de la semana próxima.

Además, la UE desbloqueó un millón de euros de ayuda a la población civil afectada por el conflicto, anunció la Comisión.

Mas de 2 mil muertos

Más de 2.000 personas, "en su inmensa mayoría ciudadanos rusos", han muerto en Osetia del Sur desde el comienzo de la ofensiva georgiana el jueves de noche, afirmó Grigori Karasin, viceministro ruso de Relaciones Exteriores.

Del lado georgiano, el balance oficial es de 92 muertos, entre ellos 40 civiles. Unas 30.000 personas -la mitad de la población- ha huido de los combates en Osetia del Sur, y 10.000 en Georgia, anunció una portavoz de la Cruz Roja Internacional (CICR).

La mitad de los 2.000 soldados georgianos desplegados en Irak volvió este domingo a Georgia, donde esperan ser enviados a la zona de conflicto. Agencia AFP

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO O SUGERENCIA NOS HARÁ CRECER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER
Productora de Eventos / Mánager de artistas