sábado, 6 de diciembre de 2014

FOBIA SOCIAL

Es un miedo persistente e irracional ante situaciones que puedan involucrar el escrutinio y juzgamiento por parte de los demás, como en fiestas u otros eventos sociales.

Causas

Las personas con fobias sociales sienten miedo y evitan situaciones en las cuales puedan ser juzgadas por los demás. Esto puede comenzar en la adolescencia y posiblemente tenga que ver con padres sobreprotectores u oportunidades sociales limitadas. Hombres y mujeres resultan igualmente afectados por este trastorno.

Las personas que padecen fobia social están en alto riesgo de caer en la drogodependencia y el alcoholismo, dado que pueden llegar a confiar en la bebida y las drogas para relajarse en situaciones sociales.

Síntomas

Las personas con fobia social se tornan muy ansiosas y tímidas en situaciones sociales diarias. Tienen un miedo intenso, persistente y crónico de ser vigiladas y juzgadas por otros, y de hacer cosas que las hagan sentirse avergonzadas. 

Ellas pueden preocuparse durante días o semanas antes de una situación a la que le temen. Este miedo puede volverse tan intenso que interfiere con el trabajo, el colegio y otras actividades ordinarias, y puede dificultar el hecho de conseguir y conservar amigos.


Aunque muchas personas con fobia social se den cuenta de que sus miedos respecto a estar con la gente son excesivos o irracionales, son incapaces de vencerlos por su cuenta.

La fobia social puede estar limitada a una situación (como hablar con personas, comer o beber o escribir en un tablero delante de otros) o puede ser tan amplia (como en la fobia social generalizada) que la persona experimenta ansiedad alrededor de casi cualquier persona distinta a los miembros de la familia.

Los síntomas físicos que a menudo ocurren con la fobia social incluyen:

Ruborizarse
Dificultad para hablar
Náuseas
Sudoración profusa
Temblores
La fobia social es diferente de la timidez.

 Las personas tímidas son capaces de participar en funciones sociales. La fobia social afecta la capacidad para desempeñarse en el trabajo y en las relaciones interpersonales.

Algunos de los miedos más comunes de las personas que padecen fobia social incluyen:

Asistir a fiestas y otras reuniones sociales
Comer, beber y escribir en público
Conocer nuevas personas
Hablar en público
Utilizar los baños públicos
Pruebas y exámenes
El médico preguntará por la historia de la fobia y obtendrá una descripción del comportamiento de parte suya, de su familia y de amigos.

Los signos abarcan:

Presión arterial elevada
Frecuencia cardíaca rápida

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es ayudarle a desempeñarse de forma efectiva y su éxito por lo general depende de la gravedad de la fobia.

Los ansiolíticos y los antidepresivos se utilizan algunas veces para ayudar a aliviar los síntomas de las fobias. Ver: trastorno de pánico para mayor información acerca de los medicamentos.

El tratamiento conductual parece tener beneficios duraderos.

La terapia cognitiva conductista le ayuda a entender y cambiar los pensamientos que están causando la afección, al igual que aprender a reconocer y reemplazar los pensamientos que causan pánico.

La desensibilización sistemática o la terapia de exposición se pueden emplear para tratar las fobias. A usted se le pide relajarse, luego imaginar las cosas que están causando la ansiedad, trabajando desde el menos hasta el más temido. 

Igualmente se ha utilizado con éxito la exposición gradual a la situación de la vida real para ayudar a las personas a superar sus miedos.


El entrenamiento en destrezas sociales puede involucrar contacto social en una situación de terapia de grupo para practicar dichas destrezas. 

El juego de roles y modelos a seguir son técnicas que se utilizan para ayudarle a sentirse más cómodo relacionándose con los demás en una situación social.


Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir la frecuencia en que ocurren los ataques.

Hacer ejercicio regularmente, sueño adecuado y comidas programadas a horas regulares.

Reducir o evitar el consumo de cafeína, algunos medicamentos de venta libre para los resfriados y otros estimulantes.

Expectativas (pronóstico)

Por lo general, el resultado es bueno con el tratamiento. Se ha demostrado que los medicamentos antidepresivos han sido muy útiles.

Posibles complicaciones

Consumo de alcohol para combatir la ansiedad
Dependencia del alcohol y otras drogas
Soledad y aislamiento social
Cuándo contactar a un profesional médico
Consulte con el médico o un profesional en la salud mental si el miedo está afectando su trabajo y las relaciones con los demás.

Prevención

El hecho de tomar medidas para mejorar la autoestima y el entrenamiento en destrezas sociales pueden ser de utilidad.

Nombres alternativos

Fobia de tipo social; Trastorno de ansiedad social





La fobia social es una timidez exagerada, se caracteriza por un miedo y ansiedad marcados y persistentes a enfrentar determinadas situaciones sociales, a la interacción con los demás, o a simplemente a ser observados en cualquier situación, hasta tal punto que todo esto interfiere de forma muy importante en la vida diaria de quien la padece.



Las personas con fobia social comprenden que sus sensaciones son irracionales, sin embargo experimentan una gran aprensión a enfrentarse a la situación temida, hacen todo lo posible para evitarla, como consecuencia se comienza a evitar todo tipo de situaciones sociales, inhibiendo la funcionalidad de las persona.

 En las situaciones sociales temidas las personas con fobia social experimenta una preocupación constante sobretodo a que los demás les juzguen y piensen que son personas ansiosas, débiles, tontas o raras.


Una característica importante en la fobia social, es una marca ansiedad antes de ocurran los hechos temidos, tiene el nombre de ansiedad anticipatoria, las personas se empiezan a preocupar y a sentir temor ante la situación temida mucho antes de tenerla que afrontar, esto provoca que cuando se afronta la situación esta se lleva a cabo peor , debido al estado de nerviosismo, esto provoca un aumento de la ansiedad anticipatoria para la próxima vez que se afronte la situación, creándose así un circulo vicioso que se auto alimenta.

LA FOBIA SOCIAL EN LA POBLACIÓN ADOLESCENTE..


Como cualquier otra fobia es un mecanismo desarrollado para evitar situaciones potencialmente peligrosas para la supervivencia, pero en la sociedad moderna este mecanismo es un problema mayor que el propio peligro, pues incapacita a la persona el poder hacer una vida como desea.

En la adolescencia constituye una etapa crítica en el desarrollo social del individuo y los síntomas suelen presentarse al inicio de ella y pueden continuar durante toda la vida, lo que tiene graves consecuencias negativas en la vida social, laboral y afectiva. 

A menudo las personas cercanas suelen confundir erróneamente la fobia social con la timidez, pero una persona que padezca fobia social no tiene porque ser necesariamente tímida. Quienes padecen de fobia social experimentan un temor exagerado a ser objeto de juicios negativos por parte de otros.


Por un lado, existe un incremento de las demandas sociales para insertarse en la vida del adulto y, por otro, se produce el desarrollo de las operaciones formales que posibilita al individuo en la toma de conciencia de la discrepancia entre la perspectiva de los demás y la suya propia. 

Por último, los cambios hormonales provocan confusión en la experimentación de emociones y su relación con los cambios fisiológicos que en ellas se producen y que tienen, entre otros, efectos en la atracción por el sexo (opuesto o el mismo). 


Así, los individuos que presentan mayores dificultades en las relaciones interpersonales en la adolescencia tienen un riesgo mayor para padecer fobia social.

¿”Qué significa “padecer un Trastorno de Ansiedad”?

Las personas que padecen Trastornos de Ansiedad, presentan una respuesta de angustia exagerada ante situaciones o estímulos que para otras personas serían totalmente “normales”, llevándolos a evitar el objeto o situación temida o a desarrollar un “ataque de pánico” en dicha exposición.

El exponerse a la situación temida puede provocar un ataque de ansiedad, y el miedo a sufrir ese ataque es el principal motivo por el que la persona nunca se atreva a enfrentarse a sus miedos. 

También la ansiedad suele ser un acompañante habitual de quien padece fobia social.


Por ejemplo: En las “Fobias Sociales”, muy probablemente esta persona no acuda a reuniones por sentir que en el entorno hay una gran atención depositada sobre su persona (pudiendo ser real o no), la cual incluye sin duda todo un juzgamiento negativo sobre su actuar. Debido a esto, va a sufrir un miedo intenso (ansiedad y angustia) que no tienen relación directa con la situación vivida (con lo que piensan realmente de él en esa reunión); desarrollando así, un “Ataque de pánico”...

Ataque de Pánico: “Es la aparición temporal y aislada de miedo intenso, que puede durar unos pocos minutos (de gran intensidad), y es acompañada por una serie de síntomas físicos y emocionales…

Los Síntomas:
  • Palpitaciones,
  • Taquicardia,
  • Sudoración,
  • Temblores o sacudidas,
  • Sensación de ahogo o falta de aliento,
  • Opresión torácica,
  • Nauseas,
  • Mareo, inestabilidad, desmayo,
  • Escalofríos, sofocaciones,
  • Miedo a perder el control - Miedo a morir o Miedo a volverse loco…
En la Fobia Social, y en todos los Trastornos de Ansiedad en general, estos tres últimos son los temores subyacentes de toda manifestación patológica de ansiedad.

Inconscientemente la persona padece un fuerte temor a morir, volverse loco o perder el control de alguna manera (muchas veces esto tiene su origen en determinados acontecimientos traumáticos que la persona haya vivido, en general, de carácter súbito, y que lo haya impactado emocionalmente.
  • Este miedo surge repentinamente y desorganiza la personalidad.
  • Altera severamente su calidad de vida: (Social, laboral, familiar y vincular en general);
  • Provoca alteraciones y perjuicios en las capacidades propias del individuo.
    Rasgos de personalidad comúnmente asociados al trastorno, como una especial susceptibilidad a la crítica y a la valoración negativa de los demás, temor al rechazo, dificultad para la autoafirmación, baja autoestima y sentimientos de inferioridad.
En la “Fobia Social” la persona siente un miedo intenso a someterse a situaciones públicas, donde reciba algún tipo de evaluación (o él sienta que la recibe), o juzgamiento, por resultarle muy embarazoso... esto ocurre porque también piensa que esa situación lo llevaría indudablemente a sentirse humillado y desvalorizado por los otros.

Como se puede notar, la persona teme la “mirada crítica” del otro.

Debido a estos pensamientos, su ansiedad aumenta de forma tan significativa, por lo que llega a desarrollar el “Ataque de Pánico” que describíamos anteriormente (con toda o alguna de las manifestaciones físicas que lo acompañan, y con una duración y número de episodios, variables según cada sujeto).

Los temores más frecuente son:

• Hablar en público
• Comer o beber en público
• Asistir a fiestas
• Sensación de sentirse observado y criticado
• Escribir o firmar en público
• Desenvolverse en comercios y relaciones administrativas
• Mirar a los ojos a la gente
• Iniciar un conversación
• Ser presentados a otras personas
• Realizar llamadas telefónicas
• Dar o defender la propias opiniones
• Encuentros con personas desconocidas o del sexo opuesto
• Espacios cerrados donde hay gente
• Hablar en un grupo pequeño
• Hablar con personas de autoridad
• Hacer o aceptar cumplidos
• Miedo a quedarse en blanco
• Preocupación por ser el centro de atención
  • Comer/Beber en público;
  • Trabajar cuando lo observan;
  • Ir a reuniones sociales;
  • Interactuar en un grupo; etc.
Todas estas situaciones estarían reflejando un denominador común, dado por:
  • Miedo a hacer el ridículo o sentirse avergonzado”;
  • Miedo a ser evaluado por las otras personas”; y
  • Miedo a ser el centro de atención”.
Finalmente el miedo es al rechazo, a la crítica. Son ellos lo que no se aceptan en primera instancia.

Es importante considerar que si bien es una Patología altamente inhabilitante por el deterioro que provoca en las relaciones personales-laborales-sociales, etc., y por el grado de aislamiento que se llega a sufrir; también tenemos que decir que es posible que la persona logre una buena recuperación mediando un Diagnóstico y Tratamiento adecuados.

El Tratamiento tendrá distintas características (según cada caso particular), pero con un objetivo en común: que es lograr que la persona pueda integrarse en un “Grupo Terapéutico” para superar este miedo a la integración grupal... con el beneficio secundario de saber que también hay muchos otros que sufren (en silencio) lo mismo que él, e identificarse y enriquecerse con las experiencias de los demás (siendo una de las finalidades de las Terapias y dinámicas Grupales).

RASGOS DE PERSONALIDAD previos al ataque de pánico:
Según frecuencia se pueden ordenar de la siguiente forma...
1. Ansiedad
2. Dependencia
3. Temores
4. Tendencia a somatizar
5. Preocupaciones hipocondríacas
6. Autoexigente, perfeccionista y crítico.

Es importante enseñar al paciente a generar recursos propios, para afrontar cada vez más positivamente, las posibles crisis, también en ausencia del Psicoterapeuta.
  • Abordaje Terapéutico Cognitivo-Conductual:
    De mayor alcance que permita profundizar en cada paciente:
    • La construcción de su historia (personal y única),
    • Los esquemas o patrones de significado que guían su conducta (Clave en Fobias), y que apunte a provocar cambios en sus sistemas de funcionamiento personal que le permitan acceder a una vida de menor sufrimiento y mayor bienestar.
“Tratamiento orientado a la Fobia Social”

Para que se genere un Trastorno de ansiedad, tiene que ocurrir dos cosas:

1. Que la persona evalúe como peligrosa una situación que no lo es;
2. Que sienta que no posee recursos para poder enfrentarla cuando, en realidad, cuenta con ellos.

Recordemos las “Situaciones más temidas”:

1. Hablar en público,
2. Interactuar en pequeños grupos,
3. Fiestas o encuentros sociales,
4. Hablar con personas de autoridad,
5. Ir a orinar a un baño publico,
6. Comer o beber en lugares públicos,
7. Situaciones de examen (más oral),

Pensamientos Frecuentes:

1. “Voy a actuar como un tonto”,
2. “Voy a balbucear o decir tonterías”,
3. “Soy un aburrido”,
4. “Lo que tengo que decir no le va a interesar a nadie”,
5. “Soy poco interesante o atractivo”,
6. “Todos van a notar que estoy nervioso y se van a burlar de mi”,

Preocupación:

1. Acerca de su desempeño,
2. Por la posibilidad de que los demás detecten su sintomatología,

Los Síntomas más frecuentes son:

1. Palpitaciones,
2. Temblor,
3. Sudoración,
4.Molestias gastrointestinales,
5. Tensión muscular,
6. Rubor facial, etc.

Disfunción de la atención:

1. Hipervigilancia corporal,
2. Auto-observación, preocupación constante acerca de su imagen y lo que pueda generar en el otro.

Las personas patológicamente ansiosas se perciben a si mismas sin control (de ahí que el máximo temor es a perder el control de si mismos, pudiendo incluso llegar a la locura o la muerte)… Son temores no casi siempre inconscientes.

Señales de Amenaza Social:

1. Nivel de luz,
2. Que los otros estén sentados,
3. Si se va a bailar,
4. Si va a haber chicas/os, lindas/os o guapos/as,
5. Que temas se van a tratar,
6. Edad de las personas que asisten al evento,
7. Duración del evento, etc.

Creencias Subyacentes:

1. Las situaciones sociales son peligrosas...
2. Toda cuestión relacionada con lo social debe salir perfecta...
3. Carece de condiciones…

Predicciones:

1. Vergüenza,
2. Humillación,
3. Rechazo,
4. No ser considerado o tenido en cuenta.


Lista de distorsiones Cognitivas:

1. Pensamiento extremista (todo/nada)… ayudarlo a crear “grises”,
2. Sobre-generalización (por una situación determinada, se engloba toda la escena),
3. Descalificación de lo positivo (minimiza las cosas positivas),
4. Leer la mente (“adivinación de lo que el otro piensa, o lo que sucederá”),
5. Predecir los hechos,
6. Razonamiento emocional,
7. Pautas centrales del “Tratamiento Grupal”

TRATAMIENTO

Técnicas:

1. Dramatización,
2. Situaciones típicas de la vida,
3. Inversión de roles,
4. Técnicas del doble,
5. Soliloquio,
6. Espalda contra espalda,
7. Construcción de imágenes, etc.
Cualquier propuesta debe contemplar una aproximación gradual y progresiva que nos permita ir trabajando las estructuras disfuncionales en juego.
Crear situaciones realistas para que el paciente las pueda enfrentar.

Cuestiones a tener en cuenta antes de llevar a cabo una dramatización:

1. Seleccionar la situación,
2. Armar el contexto,
3. Tener en cuenta que otros pacientes van a participar,
4. Rol que va a jugar el Auxiliar-Profesional,
5. Que disparadores de la ansiedad voy a utilizar,
6. Factor sorpresa.

Previa a la exposición:

1. Generar la “película” en la cabeza,
2. Objetivo de la dramatización,
3. Identificar las distorciones cognitivas que se van a trabajar.

Durante la exposición:

1. Interrumpir para identificar el proceso disfuncional que entorpece la actuación del paciente,
2. Se continúa o vuelve a representar la situación.

“Si tiene miedo, actúe... el único modo de empezar a luchar contra el miedo, es la acción".

A continuación os mostramos la primera parte de un documental que habla y explica los trastornos más comunes derivados de la ansiedad, el trastorno de ansiedad generalizada, la fobia social y la agorafobia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO O SUGERENCIA NOS HARÁ CRECER

Translate

ECA

ECA
Centro de Aprendizaje

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER
Productora de Eventos / Mánager de artistas

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER
ECA Productora de eventos y Mánager de artistas