sábado, 7 de febrero de 2015

TRASTORNO DE PERSONALIDAD MÚLTIPLE

desorden disociativo de la identidades un trastorno psiquiátrico que se caracteriza porque la persona adquiere más de una identidad que controla su comportamiento.

Cada uno de estos “alter egosdesarrolla su propia relación con la realidad. El proceso es involuntario y produce una ruptura en la unidad de la personalidad.

La memoria asociativa se pierde; una vez se ejecuta uno de los “alter”, los otros desaparecen por completo. Este trastorno se caracterizan por patrones de percepción, reacción y relación que son relativamente fijos, inflexibles y socialmente desadaptados, incluyendo una variedad de una o más identidades o personalidades en un individuo, cada una con su propio patrón de percibir y actuar en el entorno que de encuentran, este trastorno al menos dos de estas personalidades deben tomar control del comportamiento del individuo de forma rutinaria, y están asociadas también con un grado de pérdida de memoria más allá de la falta de memoria normal.

Este trastorno de identidad disociativo parece estar causado por la interacción de varios factores:


estrés insoportable


abusos físicos o psicológicos durante la niñez.



Los síntomas de este desorden varían en dependencia del individuo, pero los más frecuentes son: manifestaciones, creencias y actitudes múltiples, muy disímiles unas de otras; distorsiones en el tiempo subjetivo; pérdida de la memoria; despersonalización; miedos; paranoias; dolores de cabeza de origen desconocido; angustias; ansiedades; soliloquios, y compulsiones y rituales.

Algunas teorías defienden la idea de que la personalidad múltiple es una consecuencia de una terapia dañina para el paciente; sin embargo, aunque el diagnóstico se considera controvertido, el origen no es entendido así en la mayoría de los análisis. En realidad se le asocia con antecedentes muy traumáticos, abusos infantiles o con problemas innatos de memoria disociativa.

Las personas con un trastorno de personalidad múltiple pueden experimentar a menudo un cuadro de síntomas que pueden parecerse a los de otros trastornos psiquiátricos.

Los síntomas pueden ser similares a los de la ansiedad, las alteraciones de la personalidad, de la esquizofrenia y de los trastornos afectivos o de la epilepsia.

La mayoría de las personas sufre síntomas de depresión, ansiedad (dificultad para respirar, pulso acelerado, palpitaciones), fobias, ataques de pánico, alteraciones del apetito, estrés postraumático y síntomas que simulan los de las enfermedades físicas. Pueden estar preocupadas por el suicidio y son frecuentes los intentos, así como los episodios de automutilación.



El cambio de personalidades y la ausencia de consciencia del propio comportamiento en las otras personalidades hacen a menudo caótica la vida de una persona con este trastorno. Como las personalidades con frecuencia interactúan entre ellas, la persona dice oír conversaciones internas y las voces de otras personalidades. Esto es un tipo de alucinaciones.


Síntomas diferentes que ocurren en distintos momentos.
Intensos dolores de cabeza y otros síntomas físicos
Distorsiones y errores en el tiempo y amnesia
Despersonalización y desrealización (sentimiento de estar separado de uno mismo y experimentar su medio como irreal).


Las personas con un trastorno de identidad disociativo frecuentemente oyen hablar a otros de lo que ellas han hecho pero que no recuerdan. Otras pueden mencionar cambios en su comportamiento que ellas tampoco recuerdan.
Pueden descubrir objetos, productos o manuscritos con los que no contaban o que no reconocen. A menudo se refieren a sí mismas como “nosotros”, “él” o “ella”. Mientras que, en general, las personas no pueden recordar mucho acerca de sus primeros cinco años de vida

Se plantea que los niños que han tenido experiencias muy difíciles en la infancia separan su conciencia de los traumas para poder sobrevivir al hecho. Pero toda esa carga afectiva se deposita en el inconsciente, dando luego lugar a personalidades independientes.

El proceso de disociación sería una respuesta defensiva ante nuevas condiciones de estrés.

La disociación de la identidad no se cura espontáneamente.

Necesita tratamiento terapéutico, el cual se centra en integrar todas las personalidades de manera que funcionen como una sola. Durante la terapia se intenta aliviar los síntomas que el trastorno causa, así como ayudar al paciente a enfrentar la angustia generada por dicha condición, que puede llevarlo incluso a dependencias químicas o al suicidio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO O SUGERENCIA NOS HARÁ CRECER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER
Productora de Eventos / Mánager de artistas