domingo, 17 de enero de 2016

EL RENACIMIENTO

Fue un movimiento cultural europeo que llegó a su apogeo en España en el siglo XVI. Junto con el Barroco del siglo XVII, el Renacimiento produjo un esplendor en las artes y ciencias nunca igualado, lo que hoy conocemos como el Siglo de Oro.

El Renacimiento se caracteriza por un renovado interés en el mundo grecolatino, y por ende el Humanismo. En contraste con el teocentrismo de la Edad Media, predomina el antropocentrismo, el optimismo, la secularización, la curiosidad científica, la confianza en la razón y la exaltación de la naturaleza de este mundo.

La estética renacentista valora las formas equilibradas y armónicas, y la idealización de la realidad. Además, surge un nuevo prototipo del caballero: ya no basta ser experto en las armas, como en la Edad Media, sino también en las letras y artes. Es guerrero y a la vez poeta.

Renacimiento en Florencia
El Quattrocento



F I R E N Z E - FLORENCIA

 Está situada a 50 m. de altitud, es la capital de la Toscana, a orillas del río Arno. Se encuentra entre Bolonia y Siena (66 Km.), a 255 Km. de Milán, 300 Km. de Venecia, y a 267 Km. de Roma. Es la ciudad que dio a Italia su propio idioma y cuna del Renacimiento. A sus habitantes se les denomina florentinos.

Tras ser poblada por los etruscos en la colonia Fiésole, los romanos formaron el típico campamento romano.
Tras la caída del Imperio, fueron los lombardos quienes la controlaron en la Alta Edad Media, por mediación del Marqués de Toscana.

Fue ciudad libre desde 1145 hasta 1434, que quedó bajo el poder de los Médici. En el S.XV la producción artística tuvo su punto culminante en la Florencia del Quattrocento. En 1512 fue conquistada por los españoles. Durante siglos luchó por su independencia, hasta que en 1861 nace el estado italiano

El renacimiento vive su máximo esplendor en la ciudad de Florencia durante el siglo XV. Como nunca antes, durante este período, al hombre se le consideró como el centro del universo y se le rinde homenaje como artífice y constructor de su propio destino.

La nueva concepción renacentista del mundo, ubica al hombre como genio creador de belleza, y venera toda su potencialidad como una creatura excepcional dentro del universo. La ciudad de Florencia, ya famosa por su producción textil y como centro mercantil y bancario, se encuentra durante este período en una verdadera “Edad de oro” y las artes florecen en toda su magnitud.

Estamos frente a la más grande revolución de las artes, esta ciudad cuna del Renacimiento, concentra una enorme cantidad de hombres que hacen avanzar a la sociedad en términos artísticos, científicos, literarios y técnicos.

Los artistas, que ahora incorporan conocimientos científicos en sus obras, alcanzan enormes estatus y reconocimiento. Todas las familias nobles y poderosas de Italia encargan suntuosas obras de arte para demostrar su cultura y refinamiento. Entre todas, destacan la familia de los Médeci que conquistan el poder en 1434.

         Lorenzo de Médeci, (1449 – 1492) denominado también “el magnífico” accede al gobierno de la ciudad a partir de los 20 años y su vida transcurre durante la cúspide del Renacimiento Italiano. Como diplomático, banquero y mecenas del arte.

Lorenzo es considerado un verdadero “padrino del renacimiento” apoyando a artistas como Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y  Sandro Botticelli.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TU COMENTARIO O SUGERENCIA NOS HARÁ CRECER

ECA

ECA
Productora de Eventos