miércoles, 9 de marzo de 2016

PABLO PICASSO

Uno de los mayores pintores que participaron en muchos movimientos artísticos que se propagaron por el mundo y ejercieron una gran influencia en otros grandes artistas de su tiempo. 

Laborioso y prolífico, pintó más de dos mil obras, presentes en museos y colecciones de toda Europa y del mundo.



Nació en Málaga en 1881. Hijo de un profesor de dibujo, demostró desde muy pequeño una gran habilidad para el dibujo y la pintura. Su infancia transcurrió entre Málaga y la Coruña, ciudades donde fue destinado su padre.

Ya en su juventud, la familia se trasladó a Barcelona, donde recibió clases superiores de dibujo, que compaginaba con otras de pintura en Madrid. Fue entonces cuando comenzó a pintar.

PICASSO: AMOR Y DESEO

Grabados realizados por Pablo Picasso reúnen el esplendor del  artista desde su madurez hasta sus años finales a través de una mirada objetiva y libre que observa a las mujeres que amo.

Todas las obras expuestas en esta muestra  pertenecen a la  Fundación Picasso,  Museo Casa Natal, del  Ayuntamiento de Málaga (España).

La exposición de grabados de Pablo Picasso comprende 52 obras originales del artista, figura destacada del arte del siglo XX que incursionó en la pintura, el grabado y la cerámica.

Creador de estilos, fue fundador junto a Juan Gris y Georges Braque del Cubismo, uno de los movimientos más innovadores del arte contemporáneo. Picasso, a través de estas series, pone su atención en los motivos que siempre  le interesaron la mujer y la  re interpretación del arte.

Dos conjuntos están dedicados a mujeres que tuvieron importancia vital en su vida y obra.       Francoise Gilot, modelo y madre de dos de sus hijos y Jaqueline Roque, última modelo y compañera. A ellas dedicó estos grabados dando cuenta en ellos de como unió arte y pasión, plasmando en estas series diferentes momentos de sus vidas. La  pasión y los estados de ánimo  del artista se ven reflejados en la intensidad del grafismo, en las tintas y sobre todo en las expresiones.

En la serie “Entierro del Conde de Orgaz” Picasso recurre a su permanente búsqueda de los grandes momentos del arte universal. Indaga en su destacada obra de la pintura española para traducir ese acontecimiento en diversas expresiones donde da cuenta de su virtuosismo y de sus grandes dotes de innovador.


Esta muestra constituye una oportunidad única de apreciar en forma directa parte de la monumental obra del gran artista español. En estas obras se puede ver su oficio en las técnicas de aguafuerte, litografía, punta seca, aguadas y otros procedimientos de impresión de piedra, cobre y zinc. Además, el empleo de buriles, lápices y pinceles en tonos y tintas con las que lograba los especiales efectos sobre el papel. Se trata de grabados notablemente bien conservados que constituyen un patrimonio universal del arte.



FRANCOISE GILOT 1943-1952

Francoise Gilot
Picasso tiene 62 años. Françoise, 23. Sus brillantes ojos castaños y su actitud inteligente y soñadora le conferían una realidad bucólica. Pero también muy terrenal y física. Además le interesaba la pintura y tenía talento en este arte, cosa que no hizo sino entusiasmar más a Picasso. Su nivel social, de clase media alta, fue un atractivo más para el pintor.


Fue  su compañera por diez años, joven pintora y madre los dos últimos hijos del artista malagueño, -Claude (nacido en 1947) y Paloma (1949)-, es una musa constante durante esa década fértil e intensa. Su rostro se muestra sereno y a menudo enigmático, en un comienzo representado de forma difusa y serena o con trazos firmes y  esquemáticos, pasando a ser objeto de audaces  ejercicios de  composición. 

Poco más tarde, a medida que su relación se afiance, su  rostro aparecerá en retratos de mayor ambición y formato, en los que también es posible que de forma hierática la mirada de Francoise se  convierta en un desafío al espectador.


París, 22 de noviembre de 1945
Raspador y lápiz litográfico 
sobre piedra (5° estado)



Cabeza de joven (Franquise)
París, 10 de marzo de 1947
Raspador,  aguada y pluma 



                                         Cabeza de joven (Francoise)
París, 21 de diciembre de 1948
Lápiz litográfico, pincel
Raspador,  y papel de lija

La amante artista

Para cuando hizo el primero de los comentarios, ya era una celebridad internacional de 61 años que descubría a Françoise Gilot, una artista de 21 años que pronto se convertiría en su penúltima amante y madre de dos de sus cuatro hijos. Gilot conoció a Picasso en un ambiente de artistas, por lo que sus conversaciones giraban en torno a la pintura y sus técnicas, lo que probablemente la salvase del fatal destino de sus muchas otras amantes. El hecho de estar unidos por su vida profesional logró que ella no cayera víctima de la terrible influencia que sí atrapó a las otras mujeres de su vida, de las cuales cuatro acabaron sus días en una absoluta desesperación.


JAQUELINE 1955-1973 


Vivió junto a Picasso 18 años. El murió en mis brazos.

Picasso dijo una vez que no se ama a Venus, sino a una mujer. También dijo en sus últimos años, incluso después de haber pintado la prodigiosa serie ‘El pintor y su modelo’, que no se había enamorado nunca.

Sin embargo, una vez más se dejó vencer por otra mujer joven. Jacqueline tenía entonces 27 años. La separaban de él, 47. Casi medio siglo. Era menuda, más baja que Picasso (l, 50 cm) y Picasso 1,63 cm.

Siempre acicalada, rigurosa, abnegada y ciertamente estaba dispuesta a convertirse en la secretaria, mensajera, enfermera, amante, ama de llaves e incluso esclava y carcelera del pintor.

Cuando éste acepto vivir con ella, anunció: «Has entrado en sacerdocio.  Me llamarás monseñor». Y así fue. Jacqueline enjabonaba el cuerpo de Pablo a la hora del baño, le contemplaba durante su trabajo aunque cayera la madrugada y ella se durmiera en la silla. Al igual que las anteriores mujeres hizo de modelo una y otra vez.

Jacqueline Roque, su última compañera y esposa, con la que se casaría en 1961. Es otra presencia imprescindible en la obra de Picasso. La conoció como auxiliar en el taller donde realizaba cerámicas, y significó protección, estabilidad y paz para nuestro artista.

Su rostro, a menudo de perfil, comparece en elegantes grabados, en los que siempre es representada como un ejemplo de serenidad y de belleza  clásica, con formulaciones que se retrotraen  a los retratos manieristas del Penacimiento.

Jaqueline de perfil a la derecha
Cannes, 31 de enero de 1958
Aguada, láliz litográfico, raspador,
papel de lija y aguja sobre zinc
(2° estado)
 (Jaqueline)

Mujer con moño (Jaqueline)
Cannes, 28 de diciembre de 1957
Aguada, láliz litográfico, raspador,
Lápiz litográfico y aguja sobre zinc
(1° estado)

ETAPAS AZUL Y ROSA


En 1900, viajó a París, y comenzó lo que se denomina su etapa azul (1901 - 1904). En esta etapa realizó una serie de pinturas melancólicas, casi tristes, en la que utilizaba sobre todo la gama de tonos azules.


"La habitación azul' suele fecharse con el año 1901, los inicios de la carrera de Picasso y de su melancólica etapa azul, cuando estaba en París.


Actualmente el lienzo es propiedad de la Phillips Collection, de Washington, EE.UU.

El descubrimiento de la misteriosa figura masculina tras la superficie de la obra, tiene a los científicos investigando ¿quién es?' para responder a esa pregunta".

Otra pregunta es, ¿por qué decidió Picasso pintar otro cuadro sobre este retrato? Cuando al pintor malagueño se le ocurría una idea «tenía que hacerla realidad. No podía permitirse comprar lienzos nuevos cada vez que quería llevar a cabo una idea.

 A veces trabajaba sobre cartón porque el lienzo era mucho más caro». No es la primera vez que se encuentra un retrato oculto en un cuadro de Picasso. Algo similar ocurrió en el caso de «Mujer planchando», que pertenece al Museo Guggenheim de Nueva York, en el que los investigadores encontraron a un hombre con bigote..

En 1904, dio comienzo su etapa rosa

(1904 - 1906), donde el azul fue sustituido por este otro color, los protagonistas de sus obras eran, entonces, arlequines, acróbatas y demás personajes de circo.

Posteriormente, se instaló definitivamente en París. Los años 1905 y 1906 fueron fundamentales para la evolución de su pintura: descubrió el arte de los iberos (antiguos pobladores de la península Ibérica) y el arte de África y Oceanía. Además, recibió la influencia Cézanne, pintor que representaba la naturaleza con cilindros, esferas y conos.

EL CUBISMO


Así, en 1907, pintó Las señoritas de Avignon, obra con la que inició el cubismo. Las figuras aparecían representadas desde distintos puntos de vista, sin respetar las leyes de la perspectiva tradicional creadas en el renacimiento. A partir de entonces, muchos artistas comenzaron a imitarle, lo que significó una auténtica revolución en la forma de pintar.


En esta obra, Picasso anticipa el cubismo, uno de los más importantes movimientos pictóricos del siglo XX.

En 1937, realizó la que, probablemente, es su obra más famosa: 


 LA GUARNICA.

Terriblemente impresionado por los bombardeos de la aviación alemana sobre la ciudad vasca de Guernica durante la Guerra Civil española, pintó esta fantástica obra utilizando solo tres colores: blanco, negro y gris. Las figuras se retuercen y lloran entre los restos de la ciudad destruida, mostrando, así, el rechazo de Picasso a la guerra y a la violencia.



Durante los últimos años de su vida realizó una serie de pinturas inspiradas en grandes artistas, como Velázquez, El Greco, Delacroix o Manet. Murió en 1973.

Picasso es considerado el creador de la pintura moderna gracias a su revolución cubista.


A principios del siglo XX se produjo una auténtica revolución en la historia del arte. Surgieron una serie de nuevas formas de pintar totalmente diferentes a lo que se había hecho antes. Una de las más importantes fue el cubismo; su principal creador fue Picasso.



Picasso retrató en varias de sus obras a personajes de circo y teatro. Aquí podemos ver a Arlequín, con un traje a rombos, y a Pierrot, vestido de blanco.

Mujer desnuda en el sillón rojo de Pablo Picasso
Óleo sobre lienzo 73x80 cm
Tate Gallery , Londres

Hacía el año 1932 Picasso pintó una serie de cuadros con mujeres sentadas o acostadas para las que posa Marie -Thérèse.

 De este mismo año data Mujer desnuda en el sillón rojo , que Picasso firmó en Bongeloup . que era por aquel entonces, la mansión campestre del pintor y, según su costumbre, durante unos días debió dedicarse a trabajar sobre este tema y sus variaciones , como se puede apreciar en un dibujo a pincel, todavía más curvilíneo , fechado el 30 del mismo mes.

En aquel año había encontrado Picasso a Marie - Térèse Walter, muchacha de sencilla belleza, que le inspira obras en la que expresa sin rodeos su sensualidad callada y plena, a quien por su mata de pelo rubio es fácil de reconocer en diversos cuadros de mujeres durmiendo , echadas o sentadas.


Dentro de la ingente labor de Picasso , ésta es una época estilísticamente imprecisa , en la que se combinan ciertos resabios del cubismo con un desenfadado faves y aun con una intención expresionista .

MUJER SENTADA CON SOMBRERO ROJO


Lo más característico de este cuadro -del que sólo se reproduce  la parte central -es la superposición del perfil sobre el rostro de frente , dando a su fisonomía un cierto aspecto lunar.



Mujer sentada con sombrero rojo fue creada por Picasso usando una técnica de vidrio llamada gemmail (en plural: gemmaux) que consiste en sobreponer piezas de vidrio de colores, adherirlas con esmalte y después encenderlas.

Cuando es iluminado por detrás, la pieza captura la luz, que atraviesa a través de capas y texturas diferentes de vidrio. “Brilla como una joya”.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU COMENTARIO O SUGERENCIA NOS HARÁ CRECER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER

ECA PRODUCTORA Y MÁNAGER
Productora de Eventos / Mánager de artistas